lunes, 27 de junio de 2011

Un poco de agua, por favor. Una pizquita de aire... ¡hace calorrrrrrrrrrrrrr!






Sabes, nunca creí que iba a hacer estas peticiones al cielo, viviendo en Burgos. Pero hoy, las hago. Vale, dentro de dos días, puede que me queje de lo contrario. Pero sabes, me da igual. Yo me quejo.
Y es que lo siento, pero sin sacar mi chaquetita por la noche, no soy feliz en Burgos. Que hoy casi hasta me da un pequeño vahído entre la multitud, viendo los fuegos artificiales. Quizás haya contribuido el olor a alcanfor del vestido de alguna señora que estaba cerca de mí.
Pero casi palmo, de todas fromas, y fuera por lo que fuera.
Y no me diréis que, estos chicos, no le refrescan a uno. Creo que hasta me voy a ir a intentar dormir después de elegirles entre miles de candidatos... por cierto, pues tos a elegir, y antes que os adelantéis, el segundo es mío.
Sip.

1 comentario:

  1. Hmmm El vahído me va a dar a mí con esos chicos refrescándose... Yo me refrescaba o lo que fuera con ellos... Y yo bailando en el calor de la noche.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar