miércoles, 27 de julio de 2011

Unos culos con beso.





Es otra parte del cuerpo a la que se le pueden hacer muchas cosas, a parte de lo evidente. Besos, mordiscos, un suave roce con la cara... y es que esas curvas con mágicas, eléctricas. Es una pena que a veces, nos perdamos la posibilidad de sentirlas.

Hoy en "El rincón de tatojimmy":


Una buena mañana para correr (62)
Se convocan elecciones en "El rincón": puedes proponer candidatos.
La vida es impredecible, sinuosa (3)
La verdadera historia de Timy y Ger

3 comentarios:

  1. Tato, burgalés de pro, contigo soy guadiana, aparezco y desaparezco, es una constante que me pasa contigo, será el destino!
    Te busco y a veces me encuentro que no puedo comentar por los continuos cambios de blogs y me pierdo, hoy vengo del blog de josep y mira por donde puedo comentar y aprovecho.
    A mi el culo me provoca deseo y ternura.
    El motivo no lo sé, me lo puedo imaginar...
    Espero no ser tan caro de leer y felices vacaciones si no las has hecho ya.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Esa es una de las partes del cuerpo que adoro y beso en cuanto puedo... Y no sabría con cual quedarme... Seré indeciso... Jajajajajajaja...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. He dedicado mucho tiempo a investigar cada parte del cuerpo, tratando de despertar esa sensibilidad que de forma diferente corresponde a cada una.

    Me encontré con muchos cuyo hábito era ir directamente a lo fálico, que habían olvidado la sexualidad (y sensualidad) que puede movilizarse en cada centímetro de piel. La mayoría sucumbían asombrados a la enorme expansión de placer que supone recorrer todo el cuerpo.

    De otros (muchos menos) aprendí circuítos insaciables, o aún mejor, cómo hacer un camino nuevo sobre senderos trillados. Y digo insaciables, porque abre el apetito más allá de lo imaginado.

    Y en todos esos trajines aprendí a situar el culo en el centro neurálgico de todo el recorrido, como el bajo contínuo en la música, lo que sostiene el incremento de sensibilidad hasta llegar a la explosión final.

    Es una organización asombrosa en su peculiaridad de forma, color, textura, olor, donde lo visible y lo oculto dialogan hasta encontrarse en un canto común que parece trascender los sentidos.
    Bueno, creo que queda claro que me encanta...

    Besos... también negros.

    ResponderEliminar