domingo, 28 de agosto de 2011

Abel y la mesa.







He ido a visitar a Abel a su casa. Hemos comido en la mesa de su salón.
Ya os contaré.

2 comentarios:

  1. Pues yo te lo cuento ahora mismo: está claro lo que Abel quiere...y yo se lo he dado al completo. ¡No faltaba más!

    ResponderEliminar
  2. Podría decir "la mesa está servida", pero sería demasiado obvio.

    ResponderEliminar