martes, 9 de agosto de 2011

Locura de amor.


Hace frío esta noche, mi amor. Aunque sea verano. La lluvia, el viento... los truenos, los relámpagos... me estremecen, y destemplan mi cuerpo y mi alma.
Amor, hoy necesito un abrazo. Necesito que rodees mi cintura con tus brazos, y sentir tu respiración sobre mi cuello. Necesito que me protejas de la tormenta de fuera, y de mi tormenta interna. Mi amor, necesito que temples mis nervios, solo tú lo puedes hacer, antes de que la ansiedad me gane la partida.
Amor... mira la luna. Mira como brilla entre las nubes. Es como si quisiera ser testigo de nuestros sentimientos. Mostrémoslo, mi amor. Mostremos a la luna nuestro amor. Amor... dime que me quieres, dímelo al oído, o grítalo a los cuatro vientos, que se entere todo el mundo... ¡¡Te amo!! mi amor... ¡¡Te amo!!
Amor... apoya tu cabeza en mi estómago, y miremos a la luna. Recordemos el pasado, lo que hicimos, lo que nos amamos. Recordemos aquél día que por primera vez me dijiste: ¡Te amo!, y apartaste la mirada para que no viera que te ruborizabas. Yo recuerdo que me lancé sobre ti, y te besé... te besé hasta que los labios se me agrietaron, y mi boca se quedó seca. Amor, soñemos nuestro futuro. Soñemos con nuestros dedos entrelazados, paseando por la orilla, subiendo montañas, bañándonos en los lagos.
Amor. Déjame apoyar mi cabeza en tu pecho. Déjame que cierre los ojos, y sienta tu respiración. Mi amor... déjame que escuche tu silencio.
Amor. ¿Por qué no me muestras tu rostro? Enséñame tu sonrisa, tus lágrimas, enséñame tus labios, tu lengua. Enséñame tu pecho, tus piernas. Amor... ¿Por qué no quieres enseñarme tu cariño, tus emociones?
Amor, te necesito. Necesito que estés a mi lado y me esperes al salir de trabajar. Que me escuches las mismas quejas todos los días sin decirme: “Ya estás como todos los días”. Que me escuches como si cada día fueran palabras distintas, quejas diferentes. Necesito que me digas, “amor mío”, todos los días, a todas horas, dime que me quieres. Amor... te necesito... necesito tu beso de buenos días, el de buenas noches. Necesito, sí mi amor, necesito que me digas lo buenas que estaban las alubias, y lo que te gustó el otro día la lubina. Amor... necesito que sonrías cuando te espero al salir del gimnasio, y que te hagas el sorprendido, aunque supieras que te esperaba, como todos los días.
Mi amor, te quiero. Quisiera que me acompañaras al cine a ver esa película que sabes que no te va a gustar, y que me convenzas mañana, para ver esa otra que odio.
Amor... necesito ver tu rostro, porque te necesito. Necesito que me cojas de la mano, y me digas que todo va a salir bien. Necesito decírtelo a ti, y que confíes en mí. Amor... necesito que me necesites, como yo te necesito a ti.
Mi amor... ¿Por qué no me muestras tu rostros? Quiero besar tus labios, y tus pezones, y tu cuello, y tu ombligo; quiero acariciar tus muslos, y tu pecho, y tu culo... quiero masajear tus pies, y recorrer con mi lengua y con mis manos, todas las curvas de tu cuerpo. Saborear cada poro de tu piel... mi amor...
Amor. ¿Por qué no me muestras tu rostro? Enséñame tu sonrisa, tus lágrimas, enséñame tus labios, tu lengua. Enséñame tu pecho, tus piernas. Amor... ¿Por qué no quieres enseñarme tu cariño, tus emociones?
Mi amor... ¿dónde estás? ¿Por qué te escondes? Muéstrame tu rostro, mi amor, para que pueda decirte, mirándote a los ojos: te amo, mi amor.
¿Dónde estás?

2 comentarios:

  1. wau para volverse loco con ese chico y con eso pies tan bonitos, besos

    ResponderEliminar
  2. Parece tan desamparado (suspiro)...Que no se preocupe, estoy dispuesto a arroparle con todo mi cuerpo hasta fundirme con el suyo... Le sentará bien.

    Besos.

    ResponderEliminar