viernes, 2 de septiembre de 2011

Esas orejillas...




Hummmmm
A casi todos hay una parte del cuerpo propio o ajeno, que le gusta especialmente. Puede ser los pies, el culo, las rodillas, el cuello, el ombligo, la nuca, el perineo...
Recuerdo que un antiguo lector le gustaba especialmente que le mordieran en la oreja. Y en honor a él, estas fotos de orejas mordidas, con mucho placer para el mordido, y para el mordiente.

Hoy en "El rincón de tatojimmy":

La rebelión de los personajes.
Una buena mañana para correr (64).
Sesión continua: Cine y más cine.
Cosas de gays: televisión, cine y unas pocas letras.
Nico volvía a casa - relato

No hay comentarios:

Publicar un comentario