lunes, 12 de septiembre de 2011

Will vuelve hoy a trabajar.





A Will se le han acabado las vacaciones. Han sido estupendas. Ha pasado todo el mes de agosto sin hacer nada, que es lo que más le gusta en el mundo. Tirado en la cama, o en una tumbona debajo de cuatro sombrillas, para que no le diera el sol. Es alérgico.
Tuvo sus líos amorosos. Unos cuantos además, Y salió satisfecho de todos ellos, porque ninguno de los contrarios pensaron en llevar la cosa más allá de cuatro polvos.
Para Will un verano perfecto.
Pero hoy... hoy toca volver a empezar. Se mete en la ducha para despejarse. Pero el agua le agarra con sus tentáculos, y no es capaz de salir. Se frota y frota, una, dos, tres veces... se aclara... se vuelve a frotar... levanta la cabeza para que el agua le de sobre su cara directamente... su piel empieza a arrugarse...
Piensa que en algún momento deberá decidir salir de la ducha e irse a trabajar.
En algún momento.
Pero todavía no está preparado.
"Un ratito más" se dice.

4 comentarios:

  1. Bufff... eso me pasaba a menudo...

    ResponderEliminar
  2. Y... si entra a entusiasmarse con eso de andar frotando y frotando.....mmmmmmm.....

    ¡Hasta cualquier momento, Tato

    ResponderEliminar
  3. Orfeo... ¿Y qué te pasaba a menudo? No me ha quedado claro...
    ejem.

    besos.
    muchos.
    envueltos.

    ResponderEliminar
  4. Edgard, es que eso es lo que tiene empezar a frotarse... que a veces no sabes cuando parar... o sí, pero quiero decir que paras como al final... no sé si me entiendes...

    besos.
    muchos.
    envueltos.

    ResponderEliminar