domingo, 16 de octubre de 2011

¡Qué monos!







¿A qué sí? Con que ternura le baja el calzoncillo. Le acaricia. Ese mordisco en esas curvas que me suliveillan...   en fin.

Hoy en "El rincón de tatojimmy":

No habrá paz para los malvados - la peli

Nicolás Ripoll y Juan Manuel Arancibia: modelos.

Una buena mañana parra correr (69)

Seguimos.

Cosas a secas


4 comentarios:

  1. Hola Tato,
    Pues sí, tienes toda la razón.
    El sexo con ternura es lo más bonito que hay.
    Aunque el deseo te domine, yo siempre he puesto ternura y te aseguro que no me arrepiento de ello.
    Además yo soy así.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Sentir lo que el otro busca y necesita... y combinarlo con las propias necesidades e impulsos del momento.
    Se trata de hacer del encuentro, arte fugaz, pero intenso.
    Y cuando toca ternura... algo se ahonda en la mente y el corazón.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. gerardbcn, es que creo que la pasión o el deseo no está reñida con la ternura... no sé. Yo creo que estos juegos, casi es lo más importante... no sé.

    besos.
    muchos.
    envueltos.

    ResponderEliminar
  4. Orfeo casi no digo nada. Entre tú y gerard, lo habéis dicho todo.

    Hay que hacer patria con la ternura, la complicidad. Y la generosidad.

    besos.
    muchos.
    envueltos.

    ResponderEliminar