jueves, 3 de noviembre de 2011

Biron: las flechas plateadas, o la rebelión de las máquinas.







 




Sigo recuperando trabajos de Biron en "Y... vuelven mis dedos a volar sobre el teclado."
En realidad esta parte del set, la podríamos calificar como: El hombre y la máquina. Incluso, como todas las máquinas, algunas de ellas viejas y oxidadas, están cubriendo las partes pudorosas del modelo, quizás pudiéramos pensar que el fotógrafo ha querido criticar esa conversión del sexo en un trabajo. Lunes mañana, toca ir a la oficina. Jueves noche, polvo en la disco, con Federico. Viernes, polvo en la playa, con Carlos. Y Borja toca el sábado. Lunes, vuelve a tocar trabajo.
Quizás este set de fotos nos está advirtiendo que algún día, nuestras máquinas se nos revelarán, y nos pedirán que les demos a alguien que les de un toquecito de amor, de cariño. Que no llamemos amor, cuando queremos decir, follar, ni siquiera llamemos amor, cuando en realidad nos referimos a necesidad.
Hummmmmmmmmmmmmmm
Quizás es lo que nos ha querido transmitir Biron.
Y no, la cabra que sale en otras fotos de esta serie, no contradice para nada esta visión de este set.
Biron, fotógrafo interesante.

En este blog, podéis ver sus set anteriores y posteriores, pinchando aquí.
O podéis ir a ver su web.

Hoy en "El rincón de tatojimmy":

Modelo a petición: Arthur Kulkov.

Una buena mañana para correr (71)

Un breve importante: el juego acaba.

El árbol de la vida - la peli

Hoy he tenido un sueño.


2 comentarios:

  1. Tienes razón ¡Qué púdico! ¡Vaya con las maquinitas! Con lo hermoso que se ve a ese buda.

    Hay que reconocer que es bueno haciendo fotos el muy cabrón.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. PFE, ya pondré algún día fotos de Biron, nada púdicas... sip.

    besos.
    muchos.
    envueltos.

    ResponderEliminar