jueves, 30 de junio de 2011

martes, 28 de junio de 2011

Hoy toca una de Orgullo: 28 de junio.



¡Hola! ¿Qué tal? ¿Cómo estás? ¿Estás orgulloso?
Hoy toca. El otro día tocó San Juan y las hogueras, y hoy toca Orgullo. El otro día, no sé si me salió un post muy de noche de San Juan, y hoy puede que no salga un post muy de Orgullo.
Hoy celebramos el día en que en un local de NY, el Stonewall, un grupo de gays, lesbianas y transexuales se rebelaron con la manía que tenía entonces la policía de NY, de ir a cerrar y detener a los gays que pasaban un rato en ese local. Y los detenían por conducta indecente, que no se trataba de que dos hombres estuvieran practicando sexo en plena calle, sino que... eran gays, y eso era en sí mismo indecente.
De ahí nació este día. Y de estas manifestaciones, fueron saliendo los avances en el tema de los derechos de los gays.
Los derechos de los gays, no son otros que los del resto de las personas, no nos equivoquemos. Que algunos se les llena la boca, y parece que los gays pedimos la luna o algo así.
¿Qué quieres unir tu destino con una mujer? Estupendo. ¿Con un hombre? Igual de estupendo. Que tienes el mismo derecho a que no te discriminen por ser gay a la hora de buscar un trabajo. O que tienes el mismo derecho a ir con tu pareja agarrado de la mano por la calle.
Pero siempre que llegan estas fechas, y se aproxima la gran manifestación de Madrid del orgullo, que este año se celebra el 2 de Julio, tenemos la misma controversia: ¿Orgullo sí o no? ¿O con cambios? ¿Qué es esa manifestación, una fiesta, o un desfile para que todo los gays se sientan representados?
Yo lo tomo como una fiesta, ya adelanto. No creo que se represente ahí a todos los gays. Ni siquiera a una pequeña parte. Pero también pienso que hay que divertirse, y que ese es un buen momento.
Pero es que alguna gente pretende que esa manifestación sea una representación de la forma de ser gay, y con eso sí que no estoy de acuerdo. Porque muchos gays, no van al gimnasio todos los días, ni tienen cuerpos estupendos (yo mismo). Porque a todos los gays no les gusta vestirse de mujer (yo mismo). Porque muchos gays, no les gusta el cuero para vestir (yo). El otro día hablaba con una chica, y me decía que los gays somos más cultos que la media, por eso de que no tenemos familia y tal. Me parece otro error, porque conozco a gays extremadamente cultos, y otros que no saben quién es Poe (yo mismo). En cambio, tengo otro amigo, que dice que los gays no leen un libro ni aunque les recorten el miembro un par de centímetros. Cuidado, él es gay, ¿eh? Y tampoco es eso. Lo que pasa es que los que se mueven en un determinado círculo de la noche, y de gimnasios, y de ambiente, puede pensar que todo el mundo es igual a ellos. Y se tiende a creer que ese mundo, ese “ambiente” representa a los gays. Como los que se mueven en torno al Círculo de Bellas Artes, pueden llegar a pensar que, todos los gays son así.
Pero generalizamos. Los gays son amanerados, amantes de la moda, cuerpos cuidados, y con pasta. A los que no les gusta el cuero, les gustan las plumas y las plataformas. Y por supuesto todos sabemos quién es “la princesa del pueblo”.
Pues no.
Además, algunos tienen la idea de que los gays, todos, somos bellas personas, estupendas. Vale, puede ser en contra-posición a los que piensan que somos unos degenerados. Pero hay gays cabrones, hijos de puta, y hay bellísimas personas, como en el resto de comunidades.
Por cierto: quiero saber quién se está tirando a los chicos que me corresponden a mí. Porque eso es otro tópico. Pero ya estoy cansado que alguien se aproveche de la media, para quitarme los míos.




Hace unos días hablaba con un amigo, de lo que deberíamos vender. Es decir, las asociaciones al uso que defienden nuestros derechos. La palabra Orgulloso, a veces lleva a pensar que queremos ser más que el resto. Que somos mejores. Y tampoco creo que sea el caso. Somos lo que somos, cada uno de una forma, todos distintos. A los gays nos une que amamos a los de nuestro mismo sexo. Pero creo que en el resto de cuestiones, somos cada uno de una forma. Somos gente normal. Quizás ese es el camino para que muchos de los que no se sienten bien consigo mismo por ser gays, entiendan lo que son, y se sientan más fácilmente bien consigo mismos. Somos gente normal. Como el vecino del 5º. A él le gustan las rubias, a mi me gustan los morenos. Pero a los dos nos gusta el cine de John Ford, aunque a él le gusta más “La diligencia” y yo prefiero “El hombre tranquilo”.
Somos tan normales, que hacemos las mismas discriminaciones que hacen los demás con nosotros. En un sitio leí una vez que, los gays que no tienen pluma, son unos reprimidos. Es igual de indignante esta afirmación que decir que “los amanerados deberían intentar matizar su pluma o esconderla directamernte”. O aceptar que “las mariconas” como algunos llaman a los amanerados, es un tema distinto a los que no tienen pluma que son como menos gays. Es peor ser “maricona”, que “homosexual sin mariconeo”. O que los activos son menos malos que los pasivos, porque al fin y al cabo “estos son las mujeres de la pareja”. La primera postura me parece tan errónea como las que siguen.
Leo con mucha frecuencia que los gays deben ser de izquierdas. ¿Tú sexualidad debe condicionar tus ideas de cómo debe ser la economía, por ejemplo? Y digo yo: ¿No hay nadie que en unas elecciones vote a unos, y en otras a los contrarios? ¿Nadie cambia el voto?
Tampoco somos más listos, ni más brillantes. Ni más guapos. Hay cada cardo borriquero que es gay... (yo mismo). Y por cierto: a los gays, no no gustan todos los hombres. Para nada. A mí de hecho, la mayoría no me gustan.
Creo que mi amigo tiene razón. Creo que debemos potenciar la imagen de que somos como los demás. No hay dos personas iguales, que tengan la misma sensibilidad ante todas las cuestiones a las que nos debemos enfrentar en la vida, ni que exactamente nos gusten las mismas cosas. Un grupo de gays reunidos, tienen en común que les gustan los hombres. Ni siquiera tienes por qué congeniar. Ni caer bien al personal (yo de hecho caigo mal a la mayoría). Además, sabes, los gays, como ya os he dicho, discriminamos como el resto. Y juzgamos como los heteros.
Pero eso no quita que podamos divertirnos, podamos bailar, o ver cuerpos bonitos haciéndolo encima de unas carrozas. Y sacar fotos. Quizás este año vuelva a hacer un reportaje fotográfico de la fiesta de Madrid del Sábado. ¿Visteis el del año pasado? Como eres desde luego... y luego dirás que me sigues... en fin. Pincha leñe, y disfruta con las fotos...
Puedes aprovechar para invitarme a un café, por cierto. Qué ya te vale.
Os dejo un documental que he encontrado sobre Stonewall. Es largo, pero creo merece la pena. Así podemos conocer el principio de todo.



Y ya acabo como le gusta a un amigo, a porvos: Nos vemos en la calle. Yo añado: o en una cafetería. :P

lunes, 27 de junio de 2011

Foto dardo: 27 de junio 2011


Estas fotos no requieren palabras; solo ojos para disfrutarlas.
Otro día hablamos de cadenas.

Hoy en "El rincón de tatojimmy":

La vida es impredecible, sinuosa (2)
Ahora que pienso...
Una buena mañana para correr (58)
Pongámonos serios: hablemos de depresión.

Un poco de agua, por favor. Una pizquita de aire... ¡hace calorrrrrrrrrrrrrr!






Sabes, nunca creí que iba a hacer estas peticiones al cielo, viviendo en Burgos. Pero hoy, las hago. Vale, dentro de dos días, puede que me queje de lo contrario. Pero sabes, me da igual. Yo me quejo.
Y es que lo siento, pero sin sacar mi chaquetita por la noche, no soy feliz en Burgos. Que hoy casi hasta me da un pequeño vahído entre la multitud, viendo los fuegos artificiales. Quizás haya contribuido el olor a alcanfor del vestido de alguna señora que estaba cerca de mí.
Pero casi palmo, de todas fromas, y fuera por lo que fuera.
Y no me diréis que, estos chicos, no le refrescan a uno. Creo que hasta me voy a ir a intentar dormir después de elegirles entre miles de candidatos... por cierto, pues tos a elegir, y antes que os adelantéis, el segundo es mío.
Sip.

domingo, 26 de junio de 2011

sábado, 25 de junio de 2011

¿Amigos? ¿Y si...?




- Me lo he pasado muy bien, Sergio.
- Se me ha pasado el tiempo volado...
- ¿Cuándo repetimos?
- Te doy un toque. Cuando tenga un hueco, te llamo.
- Podríamos ir al Teatro.
- Estaría guay... ya me has picado... a ver si podemos el jueves. Hace mil que no voy, con lo que me gusta.
- Llámame entonces – Joan se va alejando de Sergio haciendo el típico signo con los dedos del teléfono. - Pero llámame, que parece que hubieras perdido el teléfono.
- Hecho.  Te llamo, te llamo. siempre te llamo, no te quejes ¿O no? Vete mirando que obras hay.
- No me hagas hablar... Abur. - se despidió de Sergio levantando la mano y meneando la cabeza de lado a lado, para indicarle que no estaba muy de acuerdo con esa última afirmación.
Joan, se gira finalmente para seguir su camino hacia casa. Lleva una sonrisa imperceptible en los labios. Lo ha pasado bien esa tarde. No ha hecho nada especial, simplemente ha estado charlando con Sergio, un amigo de la Cruz Roja. Al menos ahí se conocieron.
Joan y Sergio se conocieron cuando se encontraron en el voluntariado de la Cruz Roja. Los dos se habían apuntado hacía poco tiempo, y se encontraron en una reunión, en la que se sentaron juntos. Rápidamente congeniaron. Un día al salir del Centro, se fueron a tomar unas cañas juntos. A partir de ahí, fueron intimando cada vez más.
Sergio un día, estaba apagado. Él de natural era un chico muy animado, muy locuaz, con una alegría contagiosa en cada pequeña cosa que hacía. Pero ese día, parecía el enterrador del pueblo. Al salir de la reunión de ese día, como habían cogido por costumbre, se fueron a tomar algo. Tras la segunda caña, Sergio se confió a Joan. "Mi novio me ha tirado al cubo de la basura, el imbécil de él. Se creerá más guay que os demás el putón verbenero ese". Bueno, enseguida aclaró que no era exactamente un novio, sino un... lo que fuera. Joan al principio se quedó un poco sorprendido. El que le hubiera soltado como si nada que tenía novio... fue como un shock. Después de la sorpresa, poco a poco, mientras escuchaba a Sergio, le invadió como una sensación de libertad. Él también era gay, pero nunca se hubiera atrevido a soltarlo así... y menos a alguien que, en un principio, no era demasiado cercano. No pudo evitar, y armándose de valor, de preguntar:
- Entonces, Sergio ¿eres gay?
Sergio de repente se le quedó mirando. Estaba como estudiando su mirada, su expresión. Deseaba ver si, eso era un problema para su nuevo amigo. Pero Joan puso en su cara el mejor gesto inexpresivo del que era capaz, tras mucho entrenar desde pequeño. Y lo hacía muy bien.
- Sí lo soy – contestó al final Sergio - ¿Es un problema para ti? - se animó a preguntar.
Joan rompió su inexpresividad rápidamente.
- No, no, al revés.
Se calló de repente. No sabía si seguir hablando. Al final, lo hizo.
- Yo también lo soy. Soy gay, digo. Pero me ha sorprendido tu forma de decirlo. No... no estoy acostumbrado, perdona si te... bueno, ya me entiendes, si te he incomodado.
Se quedaron los dos mirando a la mesa. No se atrevían a levantar la vista, no querían comprobar en el otro la reacción que podían haber causado esas confidencias o las reacciones que cada uno había tenido con la franqueza del otro. Al final Sergio fue el que habló.
- Vaya. No me lo esperaba.
Sergio se quedó pensando un momento en la bobada que acababa de decir. Pero también estaba sorprendido. E intuía que, para Joan, el hecho de ser gay, no era una cosa que tuviera asumida del todo, o al menos no estaba acostumbrado a mostrarse tal y como era.
A partir de ese día, todavía fueron intimando más. Sergio le contaba sus aventuras, o intentos de aventura, y Joan le contaba su falta de ellas. Y sus miedos.
Pero un día pasó. Se fueron a dar un beso en la mejilla para despedirse... y al final se dieron un pico. Joan sintió como una descarga eléctrica. E intuyó, por la cara que puso Sergio, que a él le pasó algo parecido. Fue consciente de que entre los dos había algo más que amistad. Algo que había nacido sin estridencias, sin fotos, sin flechas ni canciones especiales.



Se despidieron aquel día. Y Sergio estuvo perdido una semana. No contestaba al móvil, ni los mensajes. Pasada la semana, le llamó. Le pidió perdón... le dijo que había estado muy liado, y que no pudo sacar tiempo para hablar con él como se merecía. Y por eso no le había llamado. Quedaron para unos días después. Irían a cenar, y luego a una sesión de Jazz que había en un local que solían frecuentar. Joan quería ir de marcha... pero a Sergio le pareció mejor ese plan. Estaba cansado... bla... bla... bla.
Lo pasaron genial. Los dos estuvieron muy a gusto. Se saludaron como siempre, con un beso, esta vez bien dirigido. Hablaron de lo divino, de lo humano... rieron, cotillearon... Sergio le contó las novedades de la Cruz Roja, porque Joan había dejado de ir hacía tiempo, pero Sergio no. Al final se hizo tardísimo, y se despidieron. Quedaron en llamarse un par de días después... pero pasó lo mismo. Sergio, durante algo más de una semana, no dio señales de vida. Y la historia se repitió cada vez que quedaban.
Joan fue consciente de ello, en la cuarta ocasión que pasó. Cada vez que quedaba con Sergio, había un periodo largo en que no podía hablar con él. Primero pensó en una casualidad, o en que Sergio se lo pasaba mal, o que tenía un ligue... y no se lo quería contar... Pero al final, era evidente que Sergio se encontraba a gusto con Joan, incluso muy a gusto. Lo decía, lo repetía... y se le notaba en la mirada. Pero siempre tras quedar, había como un período de cuarentena.
Quizás Sergio lucha contra ese sentimiento que, aquel día, ese beso mal dirigido había desencadenado. Joan era consciente cada día, que le amaba... pero tenía miedo de que, si decía algo, se quedaría sin nada, sin amor, y sin su, cada vez más, mejor amigo.
Sergio luchaba contra sus sentimientos. Cada vez que salía con Joan, volvía en una nube: estaba tan a gusto con él... pero al día siguiente, al levantarse, mientras se duchaba, se repetía hasta aburrirse que eso no podía seguir ese camino. Que Su amigo Joan, era solo un gran amigo, nada más.  Joan, no era lo que se había imaginado como pareja. Y de momento, esa imagen idealizada, era una barrera insalvable que no quería traspasar. Y de momento lo estaba consiguiendo. Aunque para ello tuviera que encerrarse en casa, y aburrirse mirando cualquier programa tonto de televisión. Dándole vueltas y vueltas al teléfono, pensando en marcar, o en no hacerlo. Buscando su teléfono, y des-buscándolo.  No, Joan no era para él, se repetía. Pero cada vez soñaba más con él, cada vez le excitaba más, era solo imaginárselo desnudo y... Pero no. No. No. Se lo repetía una y otra vez. No era lo que tantos años había buscado. "No quedaría más con él" se repetía una y otra vez. Pero... al cabo de unos días de no verlo, no lo podía soportar más, y... le llamaba.
Joan, lo único que hacía, era llorar cuando no le veía nadie... y esperar que, algún día, Sergio dejara de luchar contra sí mismo. O lo que fuera.
Al fin llegó a casa. Subió en el ascensor. Entró y se fue directo a su habitación. Se desnudó lentamente. Y se metió en la cama. Hoy podría dormir bien. Tenía reciente el recuerdo de la tarde con Sergio. Mañana... y el jueves, cuando comprobara que una vez más Sergio había hecho mutis, otra vez empezaría con las lágrimas, unas mojadas y otras secas.

Hoy en "El rincón de tatojimmy":


La vida es impredecible, sinuosa (2)
Ahora que pienso...
Una buena mañana para correr (58)
Pongámonos serios: hablemos de depresión.

viernes, 24 de junio de 2011

La música nos acompaña.


¿Y qué música te acompaña a ti?

PD: a Saiz le acompañaba esta canción:




Hoy en "El rincón de tatojimmy":

Ahora que pienso...
Una buena mañana para correr (58)
Arthur Sales.
Pongámonos serios: hablemos de depresión.
La vida es sinuosa, impredecible.

El chico de las 17000 visitas.








¡Albricias!
¡17.000 visitas!
En este blog, me he propuesto hacer celebraciones a menudo. Porque total, si esperas a una cifra determinada, puede que ya no exista el blog. Algún día os contaré la celebración que estaba preparando en "y... vuelven mis dedos a volar sobre el teclado".
Pero hoy, queridos y queridas, celebramos las ¡¡17.000!! visitas de "otra vez mis dedos volando sobre el teclado". Y todo os lo debo a vosotros, queridos todos.
Gracias.

Hoy en "El rincón de tatojimmy":

Una buena mañana para correr (58)
Arthur Sales.
Pongámonos serios: hablemos de depresión.
La vida es sinuosa, impredecible.

jueves, 23 de junio de 2011

Unas manzanas...


La manzana es una fruta maravillosa. Es rica, y si la comemos regularmente, nos hace mucho bien. Yo creo que es eso lo que estos chicos nos intentan decir.
Aunque no sé por qué, me ha venido a la cabeza, Adán, Eva, y la manzana.
Adán... bonito nombre. Recordadme que lo utilice en algún relato.
Una manzana y una tentación.
O varias... uffffffffffff.

Hoy en "El rincón de tatojimmy":

Una buena mañana para correr (58)
Arthur Sales.
Pongámonos serios: hablemos de depresión.
La vida es sinuosa, impredecible.

miércoles, 22 de junio de 2011

Frío del cono sur. Y yo estoy helado.


Lo del cono sur no era un juego de palabras, a priori. Aunque ahora, fijándome en la foto, podría serlo.
Quería acordarme hoy de los amigos argentinos, y chilenos, que están en invierno. 
Si estás en invierno, siéntete citado en este post, aunque no seas argentino o chileno. Y dejas un comentario para saber de dónde eres.
Todo esto era la idea que tenía.
Pero ayer hacía un calor de muerte en mi querida ciudad, y esta tarde se ha levantado un airecillo del norte... y yo en manga corta. ¿Y qué hago? Seguro enfermaré, y no podré seguir con mi labor formativa y de entretenimiento del mundo, que es la función primordial de este blog. Y del otro. ¿Podréis estar sin mí los días que esté enfermo en cama, en casa, solo, afligido, sufriendo?
Y el caso es que si alguno de vosotros, me quisierais dar un poco de calor... me sentiría mucho mejor. ¿Algún voluntario?

Hoy en "El rincón de tatojimmy":

Una buena mañana para correr (58)
Arthur Sales.
Pongámonos serios: hablemos de depresión.
La vida es sinuosa, impredecible.

martes, 21 de junio de 2011

Marchando una de verano...




Llegan los calores, el buen tiempo. El sol. Llegan las cervezas, las pepsi-colas heladas, los cafés "on de rocks". Los tés helados.
Llega el amor al aire libre, llegan los desnudos, los nudistas (hola Kotei).
Llega el folleteo entre las rocas. O en la ribera del río, entre los arbustos. O en la esquina, antes de llegar a tu casa, ¡joder! porque te ha dado un calentón de estos...
Llega el verano. De hecho, si estás leyendo esto, es que ya ha llegado.
Ya es verano en España.
¡Aleluya!

... "Er verano."


Iba a decirlo con diminutivo, ya sabéis que a mí me gustan los diminutivos cariñosos. Pero por cierta campaña de publicidad en España, de unos grandes almacenes a los que he boicoteado hasta que no retiren esa campaña, no utilizaré verano en diminutivo ni por todo el oro del mundo.
Vale, si me pagan unos miles de euros, lo haré.
Está a punto de entrar; el verano, no el dinero en mi cuenta.

Se han acabado...


Los rayos UVA, digo.
Se ha acabado el moreno de lata, o la lata del moreno.
Porque llega...

lunes, 20 de junio de 2011

Me gusta esta foto.


Creo que la puse en mi primer "Y mis dedos vuela sobre el teclado".
Y es que es bonita la foto.

domingo, 19 de junio de 2011

Conversaciones de Mario y Daniel (4)



Mario:
Hola Daniel
Con lo fácil que resultan esas dos palabras y lo que me ha costado volver a escribirlas. Ariel me explicó tu incidente/accidente y lo mucho que te ha costado recuperarte. Aunque suene vacío lo he de decir: “lo siento”. No se por donde empezar o si acabar directamente.

Tu última carta me dejo “tocado”. Habías conseguido que yo fuera el malo de la película, me lo recordabas una y otra vez. Y en esa última noté un atisbo de duda respecto a tu actitud y/o a la visión del “affaire”. Comprenderás mi sorpresa cuando yo me asía a la única tabla que me quedaba, la del cabronazo, vas tú y mandas los tiburones de la duda al acecho, no se si con la intención de devorarme a mi o a la tabla.

Pensándolo bien seguramente a la tabla, así la muerte por ahogo seria mas lenta. Y ya ves, ahora soy igual de cabrón pero no tanto, y encima me haces que piense. Iba a decir que esto a un amigo no se le hace, pero claro, amigos, lo que se llama amigos, ya no lo somos.

He intentado olvidarlo todo. He intentado cambiar. Ahora salgo con chicas. Si, ya se, “El enemigo en casa”. Son tan tontas y ciegas que juego al rol de tío sensible y culto y se lo tragan (y te aseguro que tragan de todo). Se que lo voy a pagar tarde o temprano, pero que me quiten lo bailado. Pero un colega mío me dio la pista, hay que ensanchar el mercado y ni corto ni perezoso, una pequeña prospección, una cata a ciegas y bingo. El día que descubran que únicamente son un puro objeto, me la cortan y más si supiesen en que pienso cuando “estoy” con ellas. Si, me paso el día, bueno, algunos, follando. Es una terapia como cualquier otra. Mi vida se vació. Mi vida está vacía. Solo me llena reconocer lo cabrón que soy y ….. volver a escribirte.

Recuerdos a Nacho. Un beso (no se si de Viernes Santo).

Mario

14 de Abril de 2009 17:57 h.



Daniel:
Hola Mario.Muchas gracias por tus buenos deseos. Ya estoy mejor. Casi recuperado del todo.Tuve un ataque de ansiedad… bueno, ya lo sabes, te lo contó Ariel. Me tuvieron que ingresar con una taquicardia. Al final… bueno, al final conseguí relajarme… Me iban a recetar un montón de pastillas… pero les convencí de que sería capaz de superarlo con ejercicios de relajación. Y con un psicólogo… o psicoanalista… o lo que sea.

Y al final he salido del túnel. Nacho tiene mucho que ver con esto. Me ayudó, estuvo conmigo…. La verdad es que es un sol.

Por cierto… hemos decidido, apenas hace unos días… intentar una relación… No estoy muy seguro… porque tengo la impresión de que le estoy utilizando sin darme cuenta para sacarte de mi culo, y de mi corazón. De mi culo te ha sacado perfectamente… de mi corazón, ahora me estoy dando cuenta que no hacía falta sacarte. Nunca has estado en él.

Pero me daría rabia que él pensara en algún momento que es por eso. Que no estoy entregado a él. Todo lo tuyo, me ha dejado más tocado de lo que hubiera querido reconocer nunca. Así me dio el ataque… intentando negarme… o afirmarme… no sé.Porque he pensado mucho. Hace dos meses casi exactos desde nuestra última carta. Da para muchas cavilaciones. Creo que me engañé… o nos engañamos. Creo que necesitaba en ese momento pensar, sentir que era capaz de querer a un chico solo. De que no necesitaba ir de culo en culo, uno distinto cada noche. Apareciste en ese momento… y bueno… me mentí a mí mismo. Creo que hice todo lo posible porque saliera bien. E incluso, si hubieras venido a vivir en casa, y hubiéramos seguido con nuestra relación, a lo mejor hasta hubiera salido bien. Y hubiera acabado verdaderamente enamorado de ti. O a lo mejor no, pero nunca me lo hubiera cuestionado.

Porque con Nacho… siento algo muy distinto. Hemos tardado en meternos en la cama juntos. Estos meses he tenido unas cuantas aventuras. Pero con él no. Hasta hace apenas unas semanas… que me pregunté… ¿por qué no te acuestas con él si es con él con el que quieres verdaderamente hacerlo? Y lo hicimos. Él quería… yo lo deseaba… y ocurrió.

Me alegra mucho ver que has encauzado tu vida entre el reino femenino. Si te viera tu padre, estaría orgulloso de ti. Un macho. ¿Le has llamado para que te vuelva a poner en el testamento? Le vi el otro día en la tele. Hablaba de los gays. De que éramos enfermos y que deberían meternos en un manicomio y darnos corrientes. No me extraña que no sepas ni quien eres. Y de que temas tanto a un compromiso… con un hombre. Hay algo de ello que no acaba de cuadrar dentro de ti.

Si no te importa, seguimos otro día.

Estoy cansado. Y Nacho ya tiene la cena preparada.

Daniel.

14 de abril de 2009 23:59
Mario:
Hola, Daniel

Me alegro un montón de que ya estés recuperado y que veas la luz al final del túnel. La referencia que hacías de tu culo, no se, algo de mal gusto lo tenía, suerte que pusiste el corazón por en medio, aunque ahora digas que nunca había estado, ahora resulta que tu si que sigues estando en el mío. No te tomes estas palabras como una súplica de nada, solo que añoro lo nuestro, lo que fuese. No se si añorar es la palabra, tal vez mejor, para no herir más, sea aquello de un grato recuerdo. Seguramente lo nuestro habría funcionado bien, ya sabes que todo lo que hago lo hago bien y mi huida al final te hará más bien que mal. Si, es algo de cinismo o de envidia por lo bien que parece que os va a ti y a Nacho.

A mi familia, no la mezcles en todo esto. El dinero de papá no lo quiero para nada. Suerte que tengo a mamá que me lo pasa ella, del de papá, claro (he aquí una muestra más de mi cinismo). En parte mi "espantá" fue debida a él. No quería que me acusasen de arruinarle su carrera política, ya me arruinó mi niñez y adolescencia, pero no supe plantarle cara cuando pude y ahora tampoco sería justo que una joven promesa de la derecha más rancia y retrógrada que está a punto de cumplir los 60 años, pueda verse inmersa en un escándalo, porque en nuestra querida ciudad, vivimos como en un pueblo, todo son habladurías. Lo único que me cuesta cuadrar dentro de mi, y tu lo sabes es el paquete y no lo estoy encauzando hacia ningún reino femenino, digamos que lo estoy entreteniendo por esos lares.

Por medio de los amigos que aún creo que tengo, conseguí el teléfono de Nacho y lo llamé. Fue un acto no meditado. Me dio por ahí. No se como se lo tomó él, le noté como sorprendido. El motivo de la llamada fue que quería que entendiese que él no era el recambio de nadie, que nadie lo estaba utilizando, que sólo era Nacho. Y la conversación cada vez se lió un poquito más porque a cada aclaración mía era un poco más de mierda que aparecía. Si no entendió nada o peor, entendió aquello que no quería que entendiese, en serio, perdóname. Igual metí la mata otra vez. De nuevo, mil perdones.

Como buenos amigos …. un par de besos (de mejilla).

Mario

21 de abril de 2009 17:43 h.
Daniel:
Hola Mario:

Acabo de llegar de trabajar. Ha sido un día duro. Ayer me tomé el día libre. Me fui de fin de semana a una casa rural, a Cantabria. Necesitaba desconectar.

Me fui con Martín. ¿Te acuerdas de él? Éste si folla bien... ¿verdad?

No hemos hecho gran cosa. Salvo... pensar... eso sí que he hecho mucho...

No sé si tienes algún plan para desestabilizarme emocionalmente. O desestabilizarme, sin adjetivos. O joderme. Y casi lo consigues.

Me fui a la casa rural con tu carta en la mente. Y me fui con la imagen de Nacho esta semana... Nacho que no me ha contado nada de su conversación contigo.

Creo que le diré que mejor lo dejamos. No tengo ganas de repetir con él los mismos errores que contigo. Quiero alguien en quien confiar.

Seguro que si se lo pregunto, me dirá que no me lo dijo por no hacerme daño. Y seguro que me contará con mayor precisión lo que hablasteis. Pero... ¿qué cojones tienes que decirle sobre si es él o no, o es un sustituto, o no...? Porque tengo la impresión de que si le afectó lo que le dijiste... no debió ser algo agradable. Estoy pensado que tu fin en esta vida es joder a los que se han acercado a ti de alguna forma. ¿Y dices que no meta a tu familia en esto? Pero... si actúas igualito que tu padre...

En cuanto escriba esta carta, voy a hablar con Nacho. Ha vuelto este mediodía de su viaje a Málaga. Fue a ver a su madre, que se ha puesto enferma. No tranquilo, no te preocupes... no es nada grave. Aunque no sé... con tu preocupación por Nacho, a lo mejor sería conveniente que le llamaras... para saber como está y esas cosas.

Sabes... he estado pensando que a lo mejor no es mala idea que nos veamos. Me acercaré a Madrid un día de estos. Ya te llamaré. Tengo ganas de que me mires a los ojos, y me digas todas estas patrañas que me cuentas por escrito. Eso de que echas de menos lo nuestro, que si estoy en tu corazón. Y sobre todo, esa extraña forma que tienes de demostrarlo.

Estoy empezando a pensar que no tengo suerte al elegir a mis amigos, a mis parejas, a mis amantes. Y si siempre me equivoco, el problema evidentemente, lo debo tener yo. Eso, o que tengo como un imán para atraer a cabrones e hijos de puta.

Voy a hablar con Nacho. Nos vemos.

28 de abril de 2009 21:42 h.
_______



Como siempre, agradecer a Mariohasdisapiar su colaboración. Sin él, esto no hubiera sido posible. A él le debemos la parte de Mario.

¿Continuará esta historia?

¿No? ¿Sí?

¡¡Que intriga!!

Blogografía:


sábado, 18 de junio de 2011

Unos besos más para la colección.






Que bonito lo de los besos y tal. ¿Verdad? Y hacía ya unos días que no ampliaba mi colección en el blog. Y eso no puede ser.
Así que hoy tocan besos.
Más besos.
Y si quieres ver toda la colección, pincha aquí. Todavía hay pocos hoy, pero dentro de unas semanas, serán decenas y decenas de besos estupendos los que llenarán esta colección.

viernes, 17 de junio de 2011

Os presento a Damien.











Es el nuevo candidato a invitarme a un café.
Parece majo.
Si me llama, ya os cuento de qué hemos hablado.