domingo, 1 de enero de 2012

Después de tanta fiesta... una duchita.





Para quitar el olor a tabaco, a cerrado, para liberarse de los efectos del post-alcohol, para despejar ideas... para darse gusto, que narices. O para recapacitar sobre lo acontecido.

1 comentario:

  1. Hmmm... esas duchitas me pierden.

    Un abrazo muy fuerte y bien duchado.

    ResponderEliminar