sábado, 31 de marzo de 2012

Lorenzo y el mar.


Se podría escribir un algo sobre este chico que deja que las olas rompan en sus pies desnudos.
O a lo mejor simplemente se toca el miembro para darse una alegría al cuerpo. Quizás le ponga hacerlo en la playa, a pleno sol, delante de sus padres que le observan desde unos metros de distancia. O incluso de su novia, aunque él en realidad piense en el primo de ésta, Enriquito.
Enriquito tiene 37 años. Y el pobre no se ha quitado lo de Enriquito. Y ya... lo lleva claro. Hasta los 90, Enriquito.
En fin. Dejemos a Lorenzo pensando.
O cascándosela.

2 comentarios:

  1. hola pues esta foto seguro que es mas bonita en color al natural

    ResponderEliminar
  2. Pobre chico, mira que no poder disfrutarlo con Enriquito...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar