miércoles, 20 de junio de 2012

Disfrutando con la diferencia.






Hay personas que buscan complementarios, no iguales.
Y mira como se lo pasan... ains.

2 comentarios:

  1. Y ¡viva la diferencia! ¡Claro que sí!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tuve una época muy promiscua en la que no desdeñé ningún tipo de persona ni de constitución física. Fue extraordinariamente enriquecedor. Tengo incluso una anécdota: la persona más obesa que he conocido y que en absoluto era de "mi tipo" me ofreció unas cotas de placer tan altas, que se cayeron todos mis prejuicios.
    Formas, edades y temperamentos... en cada uno descubrí una peculiaridad hermosa. Quizás tuve suerte. Fue bonito

    Besos.

    ResponderEliminar