sábado, 11 de agosto de 2012

Qué bueno estaba el café de esta mañana.


Me ha sabido a gloria.
Y quería que lo supierais.

1 comentario: