sábado, 23 de febrero de 2013

En el gimnasio, en forma.




Y este chico no olvida un músculo para ponerlo a tono...

3 comentarios:

  1. Comulgaría con su santa leche,
    así al natural y aun tan caliente,
    bien ordeñadita recientemente.

    ResponderEliminar
  2. Yo lo ayudaría a entrenar si lo necesitara... jejejeje

    ResponderEliminar
  3. Yo no suelo ir al gimnasio para estos menesteres, pero como dice @Francesc no hay como la leche calentita y recién ordeñada...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar