domingo, 3 de marzo de 2013

Cuando uno mismo se toca...

y no me refiero a tocarse... la polla.







Parece que te invitan a que seas tú el que les roce con las yemas de tus dedos.

1 comentario:

  1. A ese penúltimo, el de TommyDxxx.com, le iba a hacer yo bastante más que rozarle con la yema de los dedos...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar