martes, 14 de mayo de 2013

Una historia.


Vas a ver a un amigo, y te recibe así.

Empiezas a soñar ahí en la puerta. En realidad siempre has soñado con él, y te le has imaginado de mil formas, porque él que se lo olía, no ha querido ni desnudarse delante de ti.
Has soñado que te lo encontrabas en su dormitorio esperándote todo dispuesto.


Te miraba diciéndote: "Vamos, ¿a qué esperas?


Tú te acercabas a él y le obligabas a que se diera la vuelta. Cogías su polla y la mirabas con amor. Tus ojos se salían de sus cuencas con tanta belleza y más cuando sentías su palpitar entre sus dedos. levantas la vista y ves tu imagen reflejada en el espejo. Y exclamas para tus adentros: ¡Por fin es mía!


Todo empezó el día aquel en que tu jefe te puso a parir en una reunión. Saliste hecho una mierda y él se acercó y te abrazó. Lloraste en su hombro, y sin querer, levantaste su traje y su camisa. Palpaste aquella piel suave y te olvidaste de tu jefe y del sofocón.
Pero él se bajó la camisa y se separó de ti. Pensaste: ¡La cagué! Creíste que nunca más te diría  ni hola por los pasillos de la empresa.


Pero él te dio un beso en la mejilla y se fue pasillo adelante.


Esa noche llegaste a casa y cuando te cambiaste de ropa, no pudiste evitarlo. Cerraste los ojos y empezaste a tocar tu cuerpo, como si fueran sus manos las que lo hacían.


En tu menta se aparecía en la puerta del salón, con sus calzoncillos en la mano y diciéndote: "No me has esperado". había un cierto tono de reproche en su voz.


Saltaste de alegría, la felicidad embargaba tu cuerpo...


Ahora también te embarga.


Pero de repente escuchas:

- Perdona, pero se me olvidó avisarte: Ha venido mi novio y... me la estaba comiendo.


Y tú, pues pones cara de circunstancia, te disculpas... y te vas agachando la cabeza, y con tu imaginación rechinando.


Te vuelves a tu casa, te coges la almohada de la cama, los cascos, te tumbas en el sofá, y te pones un poco de música para relajar.


1 comentario:

  1. Qué putada, cuando uno ya se había hecho ilusiones... Va y resulta que hay otro...

    Buaaahhhhhh...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar