domingo, 4 de agosto de 2013

Domingo para él.





Con tranquilidad, después de dar un paseo, o de merendar en una terraza.

2 comentarios:

  1. ¡Qué envidia! Yo también quería un domingo así, pero no pudo ser...

    ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Vaya pinga que tiene Marcelo Mastro, de auténtico día de fiesta. No sé quién es el afortunado, pero.... aissssh, qué envidia, jeje. Besos, Tato.

    ResponderEliminar