viernes, 9 de agosto de 2013

Martín brilla en la penumbra.

Y su miembro vibra para ti.












¿Te has fijado? Parece que no tiene prisa. Mira, disfruta de su propia dureza, la toca, la caricia, espera, despacio, sus muslos, te mira... te incita, te invita...
A Martín nos lo ha enviado Rey.

1 comentario:

  1. No hay más placer que no tener prisa, disfrutar cada instante y hacerlo durar, durar, durar, dura, dura, dura... Hasta que explota por si sola.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar