domingo, 1 de diciembre de 2013

Tocando la guitarra.








Sintiendo los suspiros de las notas sobre la piel desnuda.
Es una maravillosa forma de pasar la tarde del domingo. Si conocéis a alguno que le apetezca venir a mi casa a tocar la guitarra, o el violín, me decís.

No hay comentarios:

Publicar un comentario