martes, 1 de abril de 2014

No me importa.




No te pongas así mi vida. Te perdono. Porque te amo.
Sé que no lo hiciste para hacerme daño. Sé que me quieres. Sé que no pudiste evitarlo. Sé que te fuiste con él sin pensarlo. Le follaste. Solo fue eso.
Por eso te perdono.
Porque me amas.
Porque si no lo hicieras, yo caería muerto.








Levántate. No quiero jugar al billar. Solo quiero recorrer tu cuerpo con mi lengua. Besarte esos pezones, lamerlos, morderlos. Quiero penetrar tu ombligo con mi lengua. Quiero saborear tu fierro ardiente, lamerlo, comerlo entero. Quiero recorrer cada milímetro de tus piernas, de tus pies... quiero darte la vuelta y volver a introducirme en tus entrañas. Y darlas de beber. Y morderte el cuello mientras lo hago.



Quiero amarte, mi vida.
Porque te amo.

Porque me amas. Yo lo sé.

3 comentarios:

  1. Ohhhh !!! K bonita historia Tato,me ah encantado la ternura de las fotos y como no su pequeño relato.Muy bueno.

    Besitosss !!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Cuanta ternura hay en tus palabras! Aunque si se fue con otro por algo sería, digo yo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar