miércoles, 28 de mayo de 2014

Camisetas de rejilla.








No digáis que no son excitantes. Esa forma de enseñar que parece que solo insinúas, pero que enseñas, pero que en realidad no lo haces porque te deja con las ganas de más...
Ponte una camiseta de rejilla, así, como estos chicos, y caeré rendido a tus pies, mi amor.

3 comentarios:

  1. Sin duda tienen su gracia... Ahora: Yo no puedo poner algo así... Mi delicada piel no lo resiste... Jijijijijijiji...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Joder k fotos tan curiosas,eh de decir k las cuatro primeras me an parecido un poko frikis,pero las tres ultimasssss.............

    Besitosss !!!

    ResponderEliminar
  3. Me encantan las camisetas de rejillas, Tato, estoy de acuerdo contigo en que son excitantes. A mí me ponen cachondo perdido, por ese punto de misterio que tienen, como el "rinoceronte" de la foto nº6, que me deja turbado, jeje. A ver si este verano se ponen más de moda, y así me animo yo también, jeje. Besos, Tato, guapetón.

    ResponderEliminar