domingo, 24 de agosto de 2014

Saliendo de la ducha, no pudo contenerse.

Rubén llegaba tarde a trabajar. Salió  de la ducha para vestirse a todo correr, pero en el cuarto de estar, estaba Romeo.
Se quedó observándolo un rato desde el pasillo.
Dudó sobre si lanzarse como su cuerpo le pedía, o salir corriendo, como el mal humor de su jefe aconsejaba.
Al final, optó por aguantar el mal humor de jefe. Amaba tanto a Romeo... lo deseaba tanto...








Si hubiera salido de casa sin besas esos labios, se hubiera arrepentido durante cada segundo del resto del día.

3 comentarios:

  1. A ese Romeo tampoco me hubiera podido resistir yo... ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. muy bonita pareja jijiji de seguro el llegar tarde y aguantar el mal umor del jefe fue un pequeño precio a pagar x estar con la persona que amas

    ResponderEliminar