lunes, 1 de septiembre de 2014

Con piercing.

Piercing en la polla, más concretamente.
El otro día hablaba con Adri, y me reclamaba en ese sentido. Me decía que no le había dedicado al tema ningún post, con todos los que ya llevo.
Y claro, pues como Adri me tiene ganado el corazón, pues aquí llega el post que faltaba.




1 comentario:

  1. Eso de los piercing nunca ha sido lo mío, siempre me han sorprendido, especialmente los puestos en sitios tan delicados como la lengua o el pene... Especialmente cuando me dicen que no se los quitan para hacerlo... ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar