sábado, 13 de septiembre de 2014

Los deseos nos pueden.

Y consiguen que las manos o la vista, vaya a ciertas partes del cuerpo.
En este caso, no es los ojos, precisamente.









1 comentario: