miércoles, 22 de octubre de 2014

Como los vampiros.

Pero sin dientes. Bueno, o con un poco.
Mordiscos en el cuello.
Muchos hombres son muy sensibles ahí.

 








2 comentarios:

  1. Ahora que lo pienso... esto es un buen prólogo para Halloween, que está al caer...

    besos.
    muchos.
    envueltos.

    ResponderEliminar
  2. Esa cuarta foto me ha encantado. Me he quedado la carita de uno, el culito del otro... En fin que me ha enganchado...

    Cada día me resultan más molestas esas invasiones culturales (por otro lado inevitables) como el jalouin... Aquí tenemos por esa fecha una preciosa castañada que tiende a desaparecer... Ya sé que yo no lo podré parar, pero me jode.

    Un abrazo

    ResponderEliminar