jueves, 16 de octubre de 2014

Venga, va, que me desnudo.

O mejor dicho, que te la enseño.
Sí, va, venga, enséñamela.
No, la polla. Enséñame la polla. No quiero ver tu corazón, que rollo.

Vale, pero solo un poco.








Hala, ya está.
Ya te la he enseñado.

1 comentario:

  1. Hmmm... ¡Qué tierno! Espero que eso no se quede así... Te la enseño y ya está... Todos queremos más decía la canción...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar