viernes, 28 de noviembre de 2014

Un chico y un espejo.

A veces tener un espejo cerca, es un problema. Porque no puedes dejar de vigilar tus gestos en él. Quizás es eso lo que le pasa a este chico.








Este chico lo ha enviado Rey.

2 comentarios:

  1. En alguna fot parece más guapo el del otro lado del espejo... Jajajajajajajaja...

    Esa combinación de colores del reloj y sus gayumbos me han hecho pensar en la bandera de su país (del de Rey)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Uy, sí, los espejos acaban volviendo narcisista a cualquiera. Y Fernandito es maravillosamente guapo, se mire por donde se mire, más tentador aún para sí mismo, jeje. Me encanta. Es extraño lo que pasó con este chico, Tato, de estrella del porno gay pasó a hacerse feligrés de una iglesia evangélica, renunció a su pasado zorril y se casó con una chica. Bueno, espero que sea feliz allá donde esté. En fin, los espejos, la vida... Besos, Tato, guapetón, y feliz finde.

    ResponderEliminar