lunes, 17 de noviembre de 2014

Un pajar con ladrillos.





Y un chico hermoso.
¿Os habéis fijado en sus piernas? Maravillosas.
Este chico me lo ha enviado Rey.

2 comentarios:

  1. Ufff, qué guapo, todo un Adonis. Y el pajar siempre es un lugar perfecto para dar rienda suelta a la imaginación... Ya sabes lo que opino del rasurado púbico, pero este bello mancebo no está para ponerle pegas. Todo un bellezón. Besos, Tato.

    ResponderEliminar
  2. Eso de la paja da mucho de sí y el chico también... Sobre todo eso de verlo a así en plena paja... ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar