jueves, 4 de diciembre de 2014

Decorando la vida.

Estaba en la cama, con los ojos cerrados. Intentaba conciliar el sueño. Intentaba descansar y entrar en mi mundo imaginario.
Intentaba ambientar mi mundo en un campo lleno de verde, salteado con amapolas y margaritas. Quería sentir una suave brisa sobre mi piel desnuda, corriendo grácil por el valle, con los brazos abiertos, como si fuera una película de Malick.
El cielo azul y el ambiente límpido y puro.








1 comentario:

  1. Con lo que me gustan los montes y los bosques y la de horas que llevo ya en ellos y nunca he coincidido con nadie como ellos... ¡Ay! perdón, creo que me estoy repitiendo... ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar