viernes, 16 de enero de 2015

Erótica.

No, no se trata de la erótica del poder. En todo caso, la erótica del poder de la belleza.









1 comentario:

  1. La insinuación más que la evidencia... Pero una cosa lleva a la otra, sin duda, aunque sea mejor sin prisa abordándolo como al buen vino, sorbito a sorbito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar