sábado, 24 de enero de 2015

Hoy toca, sexo.

Es que es sábado noche. Polvete.
Llovía.
Jay y Chase llegaron a casa empapados. Pusieron la ropa a secar y se sentaron desnudos en el salón. Había confianza.
De repente se miraron. Habían salido con intención de pillar, pero... las cosas no se dieron bien. Y luego la lluvia estropeó los planes. Y entonces, ya sabes, una mirada, un ¿Por qué no?
Uno que estira la mano y la pone sobre el miembro del otro. Dudas. ¿Y si luego...?
Pero es sábado noche. Y después de toda la semana reservándose... ¿quién se aguanta a la tentación?
Y además, con todas las cosas que se han contado de sus ligues... porque se lo contaban todo, pues ya sabían los trucos de cada uno, sus partes sensibles...










Qué noche pasaron.
Y al final, cosas de la vida, decidieron en lugar de irse por ahí a ligar los sábados, repetir. Y acabaron viviendo juntos... y los amigos piensan que, dentro de unos meses, acabarán casándose.
Y colorín colorado, este cuento, se ha acabado.

1 comentario:

  1. Como decía la canción "eso son cosas que pasan y es el tiempo quien después dirá".

    Bonita y breve tu historia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar