domingo, 25 de enero de 2015

Una sonrisa sobre sofá blanco.

No sé que ilumina más, si el sofá o la sonrisa de este chico. O sus ojos.









Su nombre me recuerda además a un bloguero de antaño. Su nombre solo, porque físicamente no tiene nada que ver. Y respecto a su forma de ser, espero por el bien de este chico de las fotos, que tampoco tenga nada que ver.

1 comentario:

  1. Sin duda, el chico, me ilumina mucho más el chico... ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar