martes, 24 de marzo de 2015

El Adri y la Nochevieja.

Hostias.
Esta puta Navidad está siendo molona. Si algun colega me ralla hace un par de semanas con que iba a flipar con las putas navidades, me parto la caja en su puta cara. Fijo.
Pero tío, joder con las navidades estas. Flipo en colores.





La peña flipaba cuando leyó el rollo que largué, sobre la Nochebuena esa y tal. El Timi, se partía la caja con lo de no tocarme la polla. El pavo se cree que a mí solo me mola que me la coman y tal, como un par de veces que follamos pues fue así como en plan salvaje y tal, el pavo se cree que es lo que me mola. No tiene ni zorra. Y no folla mal el Timi. Y está el jodido bueno, bueno.



Pero tío, hay otras cosas en la jodida vida, hasta en el puto sexo. Y me gusta que me follen con todo, y tal, pero joder, el que te rocen así con esa cosa especial, y te digan que te quieren así, como en voz baja de esa, y tal, con los morros pegaos a la oreja, que hasta te hace cosquillas y tal el aire, joder, se me puso dura como una roca. Yn es que el puto Jaime, la hostia, es que me pone el tío. No me pone es que lo quiero al jodio.
La hostia puta. Me viene al coco aquella vez que largué aquí aquello de que “No me ha querido nadie”. Fuen un par de días después de echarme a la jeta al Jaime. Pero eso lo largaré otro puto día. Que si no, me corta los cojones el Jaime.
Pero sí, que el Timi se partía la caja. Y el Ricardo, igualito. Que dos membrillos, la madre que los echó. Para mí que estos en su puta vida les han pasao la mano con así, un poco de por favor. Joder. Como mucho les han partio la jeta, que me lo contó la Puri, la del tercero de la calle de la muralla, que ni flores como se llama la jodia. Se lo pregunto luego al Jaime.
Ellos chitón, que no sueltan ni papa. Les da palo o algo.
Pues me contó que al Timi, un par de veces su viejo le partí la crisma pero en plan salvaje. Y al Ricardo, igual. Son primos los jodidos, y sus viejos deben ser hermanos o algo así, y son igual de zurullos apestosos y fulleros. Le dan al prive y se les va la olla con un zas.
Pero me caen bien el Richard y el Timi. Me dan así arrebatus de decirle al Jaime que les de un poco de roces medicinales, pero me callo, que yo quiero al jaime para mí. Y no quiero que luego el Jaime les de pena y tal, y les haga ver las estrellas del puto placer. Eso para mí, y punto. A ver si el Jaime se va a pasar el puto día dando roces de esos y me hace la competencia. Joder, sería la hostia. El Jaime de chapero loving.
Zanjado el puto tema.
Pues joder, que el día ese de año nuevo y tal, que fue molón. La hostia puta, que bien joder. Es que la peña que no ha sentio el puto placer de tener así alguien que le moles y tal, es que no sabe lo que es. Pues os cuento que me fui de chapas. Tenía una chapa de las guays reservada y tal. Yo es que soy muy guay, y la como como nadie. Y la peña le da a la lengua, y se corre la voz y tal.
Pues había quedao con el cliente en un hotel de petiminí o como se diga. Uno de esos de las hostia de estrellas. El pavo, que es muy joven el tío, y así, nadando en billetes de 500 el jodio, pues me subió a la choza, mola la puta choza, una suite o como se diga, y veinti-na que tenía el pavo. Mis clientes son generali más viejos y tal. Me dio subidón de verle tan yogur. Pero más viejo que yo ¿eh? Pues que ahí con champán de ese franchute, que la leche que guay es el jodio, pero me mola más el cava, por mis muertos que sí. Pues el pavo y tal, nos despelotamos y me dijo que quería que furea de tranqui. Y que le echara un algo de fisnolis. Y que le diera al coco para hacer cosas guays.
Me entró la vena del artisteo y del dramatic momenting, que dice el Jaime, y me enrollé la puta sábana así como de romanos y tal, y me acerqué al pavo, que me miraba así con los ojos grandes, de morbo total. El pavo tenía los gayumbos puesto y tal, hnos guays de esos de a 40 pavos el gayumbo, y se le rompían de la puta presión de su zipote. No me mola nada eso de zipote, pero el Jaime da la vara con que tengo que “ampliar vocabulario”. Pues zipote, o sea, la polla de toda la vida. Y me lo puse y tal para que se me viera un pliz del culo, que es sensacional, me lo dice todo la peña, y el paquete, así, como que se ve pero no y tal. Y un pecho al aire, pero el otro, na, tapao como las monjas.
Y me subí a la cama, de pie, sobre el pavo, que se le puso al tío a cien.


Y se me vino al coco, un tema que me contó el Jaime de un pavo que se llama Villena o algo así, que es escritor. Y que el prota de uno de sus libracos le pasa el pie por la polla al otro pavo, y que le hace como un pajote de pies de acojonar. Y empecé asi, con el pie, a acariciarle la pierna y le notaba al pavo que se ponía a mil, que a cien ya estaba.
Y luego le pasél así el dedo gordo por su zipote y tal, que se venía el jodío, pero la paré a time y me senté sobre él y tal, despacito, así como en cuchillas o como se diga. (le he preguntao al Jaime y me dice que cuclillas; pus vale).
El caso es que seguí así con el pavo, y tal, haciendo cosicas que en dice el Jaime que no cuente que si no alguno se le va a poner alegre y tal y que no es eso el tema, pues que el caso es que, me he perdido.
¡A! Sí. Que el pavo alucinó en colores y tal y que tomamos las uvas y tal, yo las cogí de su espalda y tal (en realidad fue más abajo, pero le hago caso al jaime y no digo nada al respectin) y él pues de otro sítio y tal. Yo chitón al respecting. Que me hizo ponerme a cien, que sí.
Me soltó cuatrocientos leuros por la chapa. Me dijo que tenía una fiesta así de las guays, de mucho traje y tal, y que debía darse el piro. Me da al coco que se iba con alguna pava, que me da que ese le van las pollas pero silba por la calle de la mano de guachís de postín. Fue guay, porque me había pagao por toda la noche y tal, y a las 1,00 era el puto dueño de mi body y de mi time, con cuatrocientos leuros en el buche.
Mi colega Edu dice, cuando le pagan y tal, que tiene tantos leuros en el culo, si le han follado, o en la buche, si se la ha comido. Te partes la caja con él.
Lo del buche que solté antes y tal, no es que se la comí. Que como dice el Jaime que pase de los detalles del sexing, pues que no lo digo y punto. Es que se me ha venido a la olla lo del colega Edu. El colega es de esos de historias para contar. Si yo contara la historia del Edu, alucinarías. Bueno, y la del Timi. Y la del Evaristo, que os dije el otro día.
Pues que joder, que tenía la puta noche para mí y tal. Y con pasta de la grande. Porque por la tarde y tal había hecho otra chapa de las guays, así que ese money para la supervivencia, y los cuatrocientos de la noche, para la juerga del año nuevo y tal.
Así que me largué a la choza del Jaime y entré como un viento del norte, arrasando y tal. El caso es que el Jaime casi estaba con un pinrel en la cama y tal. Y que conste que es que estaba con un puto píe metido en el pantalón del pijama. Casi me lanzo sobre él y tal y le como a besos, que me puso a cien, y eso que venía de dos chapas así de guays, de intensas y de correrse, que no siempre es así y tal, pero ese día `pues tocó leche a gogó. Y que casi me lo como allí con una pierna así en el aire en el pantalón y la otra apoyada en el suelo. Pero sabes, me lo cogí, le dí mil besos de abuela, de esos de muamuamuamuamuamuamuamuamuamuamua, con la hostia de ruido y tal, mmmmpuse cara de good nene y le solté.
- Joder, Jaime, vamos de pingoneo. Los dos juntos y tal.
Y el soso que no, que si estaba así como depre y tal, y un poco así como que no, que... todo jodidas escusas de mierda. Así que le puse los gayumbos casi a la fuerza, y al final lo saqué de casa.
Fuimos y tal por la calle, y que me separé de él, por si la peña nos veía y tal y le decían algo al Jaime por ir con un puto crío y chapero. El Jaime me atraía hacia él y tal, pero yo me daba yuyu que me dieran.. se me puso serio el Jaime, ahí en medio del puto Espolón:
- Vamos a ver. Me has sacado de la puta cama. Me has comido a besos para convencerme. Me has puesto cara de no haber roto un plato en tu vida. Y ahora, con el frío que hace en la puta calle, te alejas de mí. ¿Te doy putos calambres? ¿Huelo mal? ¿Te da vergüenza que te vean conmigo? ¿Tus colegas se van a mofar de ti por verte con un viejo tan sin glamur como yo?
Le tuve que preguntar al Jaime que era eso del “mofar”, que yo ni puta idea. Ya me lo dijo y tal, y me lo apunto.
Pues que le dije que era por él y tal. Y me contestó el muy cabrón.
- Me la come la peña. Ya me ponen a parir todos los que pueden. Así que o te aprietas o me largo al catre.
Joder, el Jaime cada vez habla peor. Parece que es el puto mundo al revés: yo sigo con mi puta forma de hablar y tal, y el pierde los fisnos palabros que suele salir por su boca. Joder, espera un plis, que lo de la boca del Jaime me ha dado una necesidad.
Un plis.
Ya. Pues que he ido a morrear al Jaime. Se ha quedao así con los labios en forma de O y los ojos en una galaxing lejana.



Pues que fuimos de farra, con copis y tal, unos cubatas para el menda, y unos gin-tonics para el jaime, que es como más fisno que mi. Y nos dieron de comer cosas de guay en un chamizo que conozco de horas ful, la hostia de caro, pero daba igual, tenía guita para gastar. Y el Jaime haciendo morros, que si es caro, que si guarda la pasta,q ue si …
- ¡No, hostias! Me molas y quiero que estés guays esta puta noche, que estabas ahí como enmierdao y jodido en la puta cama en Nochevieja.
Me puse así como dramatic y el Jaime chitón. Hasta puso esa jeta guay, así como con sonrisa y tal y con esa mirada, joder, que me da la vuelta a las bragas del gusto cuando me mira así, el jodio.
Pues bailamos y tal, y eso que el Jaime no quería. Pero le cogí de los huevos, así con disimulo que la peña no viera, pero se los apachurré, y le dije pero muy jodidamente seiro, que o bailaba con migo, o le hacía tortilla ahí mismo. Y bailó, joder que sí bailó. Y lo hacía bien el jodio. Bueno, bien, de aqulle manera pero me moló.
Que sí. Que luego a las tantas, después de un chocolate con muchos churros, pero los de comer, ¿eh?, no te hagas una paja mental, pues nos vinimos para la choza. Que estábamos asi como hechos fosfatina de esa, y que llegamos, joder, y nos sentamos un plis en el saloon. Y que me recosté en su regazo y tal, y el me acarició así pues los labios y tal, y yo pues hacía que le quería dar un trisco pero fallaba y reñimos y tal, joder, y que ya era de día y que nos despelotamos y joder, que estuvimos así con las putas manos que no se estaba quietas las jodidas, por todo el cuerpo y tal, acaricias y esas cosas, joder, es que me pone a cien el tío, el Jaime, que me mira así con esa cara de, joder, es que me pongo ahora a cien solo de verlo aquí en mi puto coco, y que tengo en la puta cabeza su mirada de esa mañana de año novo y tal, y que, un plis, que vuelvo.


Un plis.
Ya. otra vez, joder, es que quería darle un morro al Jaime.
Y que acabo ya, que se ha puesto delante, que tanto morro de pacá y pallá, le ha hecho dejarlo todo y venir a mirarme. Y joder, pues que es hora de irse a dormir y tal, que hay ganicas, que uno está ya pal arastre, pero que una par de así de caricias y tal pues que no pasa nada.
Dice el Jaime que deje de contar las cosas de sexo, que luego la peña se pone así como palote y le tiene que dar al sexing.
Pues que me abro para comerle al Jaime.
Dicho queda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario