miércoles, 8 de abril de 2015

Cabeza abajo.

Da una perspectiva distinta de las cosas. Creo que a veces deberíamos intentarlo. No físicamente, a lo mejor, o también, pero sobre todo, mentalmente y anímicamente.








2 comentarios:

  1. Porque a mí, desde luego, no me pillaréis haciendo el pino. No, no y no.

    besos.
    muchos.
    envueltos.

    ResponderEliminar
  2. Uy, estas cosas las hacía yo de niño, Tato, cuando era más saltimbanqui. Aunque a estos acróbatas se les ve ya creciditos, pero igual de juguetones. Yo me los llevaría a todos para que me hicieran el pino, comerles el pirulo, y incluso ponerlos a cuatro patas... Ay, qué ricos... Menudo post te has marcado, Tato, esto sí que es el más difícil todavía. Me encanta. Besos.

    ResponderEliminar