domingo, 17 de mayo de 2015

Con calma, en el sofá.

¿Por qué no disfrutar de uno mismo? A veces parece que para tocarnos a nosotros mismos, tenemos prisa. A veces también para tocar a otros.
Pero este chico ha decidido lo contrario. Y en este juego en el que le hemos pillado, se ha tomado su tiempo.










No hay comentarios:

Publicar un comentario