viernes, 1 de mayo de 2015

Un chico y una silla.

Durante un rato al menos.
Y no me digáis que no es insinuante.








No hay comentarios:

Publicar un comentario