sábado, 20 de junio de 2015

Con los esquies apoyados en la pared.

Y sus dueños sobre la alfombra de pelo largo, mullida, caliente. Buscándose y encontrándose. Sus manos, sus lenguas recorriendo sus cuerpos sin descanso, ansiosos por encontrar nuevas sensaciones, por sentir el placer tanto en sí mismo con en el objeto de sus desvelos.


2 comentarios: