jueves, 18 de junio de 2015

He soñado contigo.

Hoy he soñado contigo.





Hacíamos el amor. O follábamos, no estoy seguro. Y lo hacíamos a pesar de tus mentiras reiteradas. A pesar de que no sé quien eres ni qué quieres. A pesar de que no sé si puedes querer o quieres hacerlo.



Tenías ese aire displicente que siempre exhibes y que tapa tus inseguridades. te miraba a la cara y no te veía a ti. O sí, porque en realidad no sé cual es tu verdadero rostro. Quise pensar que era la parte mejor de ti, de lo que veía, pero ahora dudo de que todo fuera producto de mi imaginación. ¿Quién eres? ¿el que muestras o el que escondes? ¿Eres el que veo o el que ignoro? ¿Eres el que quiero que seas o el que tú no quieres ser?




Me desnudé deprisa, sonreí y me fui acercando. Tú estabas tumbado en el suelo. No recuerdo si estabas desnudo o no. Empecé a besarte, a recorrer tu cuerpo con mis labios, pero... otra vez ese aire de "pero qué estás haciendo".

En cuanto lo percibí me quedé frío.

Luego creo que tomaste la iniciativa y me besaste tú. Parece que lo que te gusta es mandar... pero ya no era lo mismo.




No recuerdo el final del sueño. Solo recuerdo tu rostro cuando me desnudé y me puse sobre ti para besarte. Me sorprendió encontrar tu cara en mi sueño. Me sorprendió tus rasgos tan parecidos a otra persona.
Bueno. No sé que pensar. No sé ni siquiera si debo pensar. O dejarme llevar por el sueño y quererte a pesar de tus desplantes y de tus mentiras.


Y esperar a mañana en que estemos juntos otra vez, desnudos, uno encima del otro, rozando nuestras pieles y buscando el supremo placer del amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario