domingo, 5 de julio de 2015

Salgamos al jardín.

Y nos encontraremos con Tad.
No es el dueño de la casa. Es solo un invitado un poco exhibicionista, todo hay que decirlo. Pero como a nosotros no nos amarga un dulce, pues... nos endulzamos con él.









No hay comentarios:

Publicar un comentario