miércoles, 16 de septiembre de 2015

Sigue la ronda.


Nando entra en un taxi. Se encuentra con Darío. Se dan la mano como si nada. Están los dos desnudos.
Empiezan a hablar y mira, se caen bien. ¿Y si quedan luego? Quizás para tomar un algo o para follar, por qué no. Nando necesita un buen meneo.



De repente se despierta. Se ha quedado dormido en el salón. Iba a escribir un informe para la empresa pero el cansancio le ha vencido. Tiene mal sabor de boca... el sueño era tan apetecible...


Recordó aquella vez, en verano, quizás fue el pasado o el anterior. Un chico paseaba por la playa y se miraron. Parecía que iban a ir a más, pero... todo fue también un espejismo. De repente ese chico se dio la vuelta y desapareció.



Le dejó con tanta amargura, que fue directo a la zona de ligoteo. Y mira, allí vio a un chico, se enseñaron las pollas, para que más, y se fueron a un rincón apartado. Pero no... no salió el tema. Ni siquiera se le puso dura. No le gustaba esa forma de ligar.



Encendió el ordenador y se fue a su página de contactos. Había un chico que le gustaba, le había dejado un mensaje. Pero... estaba a miles de kilómetros. Decía de algo así por cam... pero eso no le gustaba tampoco.


Se levantó y fue al frigorífico. Sacó una cerveza y le pegó un buen trago. Apartó la cortina de la cocina, que daba a un patio. la ventana del vecino de enfrente estaba abierta. Se lo encontró observándole, sobre la cama. Lo miraba fijamente. ese chico, rubio, despeinado, con su miembro reposando suavemente sobre uno de sus muslo, empezó a mover los labios.
"¿Ha dicho ven?"
Nando se señaló a él mismo con el dedo y luego le señaló al vecino. ¿Cómo se llamaba? Si lo sabía, si alguna vez habían coincidido en el ascensor... Waldo. Eso. Waldo.
El otro asintió despacio.


Y fue.
Charlaron un rato, se cayeron bien. Y al cabo de un rato, sus cuerpos se confundían en un amasijo de piernas, de manos intentando tocar, de bocas buscando algo, de miembros palpitando y de culos inquietos.
Y colorín colorado, esto se ha acabado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario