sábado, 16 de abril de 2016

El soldado Shawn ha venido a felicitarme.

Es que ayer fue mi cumpleaños y Shawn tuvo la amabilidad de venir a felicitarme.
Más majo él...









Me encantó quitarle poco a poco el uniforme. Y pasarle la mano por su cabeza rapada. La caricia de su pelo corto me puso a mil.
Y esa piel tersa y suave, jugosa. Y sus labios sobre los míos. Y ese miembro estupendo... ufffffff, y ese culo al que no me cansaba de morder y acariciar con mi lengua.
Fue un cumpleaños estupendo. Aunque no fue la única fiesta que he tenido. Este año, he celebrado el cumple durante varios días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario