martes, 18 de octubre de 2016

Esas cosas que nos salvan.

El alma se alimenta de cosas de las que no somos conscientes. La vida es tan complicada que sin la belleza, el arte, la cultura, sin cosas tan aparentemente sin importancia como la risa o el color de las mañanas, la melancolía de los atardeceres, no sé si muchos de nosotros seríamos capaces de levantarnos por la mañana y salir a la calle.
La belleza y el arte. La belleza que todos llevamos en nosotros. Unos la llevan en el cuerpo, otros, en su forma de ser, de amar. Unos las enseñan, otros se las guardan para ellos.
Unos llevan la belleza en sus manos, en los objetivos de sus cámaras, en sus pinceles, en sus cinceles. en los guiones, en las historias que cuenta. Otros lo hacen con la cercanía con sus semejantes. ¿Hay buenas gentes todavía? ¿Eres buena gente, Fulanito?
Cuando el abismo nos acecha, estas cosas son fundamentales para no caer en los abismos de la depresión y la ansiedad.











No hay comentarios:

Publicar un comentario