martes, 4 de octubre de 2016

Le gusta a Pere.

Pere estaba en el servicio de su trabajo. Estaba caliente, y estaba encerrado en un cubículo. Se había bajado los pantalones y acariciaba suavemente su polla.



A Pere le hubiera gustado que a Jerónimo se le ocurriera esperarlo desnudo, sobre la cama, mostrando su culo.

.
Pero seguro que le dolería la cabeza, o estaría muy cansado. Así que se sentó cómodamente y siguió con su paja hasta que su leche caliente se distribuyó sobre su piel.


Se vistió despacio.


Se despidió de los compañeros y cogió su moto.
- A casa.


Al poco de emprender el camino de casa, recibió un wasap. Cuando se detuvo en un semáforo, lo miró.


¡¡Era Jero!!
Su ánimo subió varios grados, y más al recibir la siguiente foto:

.

Y una tercera.


El resto del viaje a casa se le hizo muy largo a Pere.
Durante unos segundos se le pasó por la cabeza la idea de que algo había pasado para que le diera esta sorpresa. Pero pensó que no era el momento de preocuparse por ello. Iba a disfrutar del resto de la tarde. Vaya que sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario