lunes, 12 de diciembre de 2016

Enséñame la polla, tío.

- Quiero verte la polla.
Y ni corto ni perezoso te la enseña.
- Ahí la tienes.
O en su caso, te dice:
- Sácala tú mismo.









Y la boca se hace agua y el culo gaseosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario