domingo, 29 de octubre de 2017

Dorian nos pone calientes.

Miradlo como pasa su mano por el pecho. Brillante. Húmedo.
Fijaos como busca su polla. Como juguetea con ella dentro de sus calzones.
Miradlo como la saca. Ese miembro descomunal, dispuesto a agradecer las atenciones de quien quiera prestárselas.
¡Ay madre!








No hay comentarios:

Publicar un comentario