miércoles, 21 de febrero de 2018

Prometo consagrarme a ti, falo admirado.

No puedo vivir sin ti, mi dueño y señor. Mi falo, mi polla, mi tranca. Te prometo comerte hasta que explotes de placer y me hagas sentir el hombre más feliz de la tierra. Dame tu esencia, ¡Oh falo!









No hay comentarios:

Publicar un comentario