viernes, 19 de octubre de 2018

He vuelto a soñar con Dorian.

Siempre me volvió loco. Su cuerpo, su rostro, su sonrisa de medio lado. Su piel tersa y suave. Siempre deseé abrazarlo por detras y dormir apretados. Despertarme y besar su hombro. Él se daba la vuelta y nos besábamos suavemente, beso de despertarse. Y algún día, ese beso se convertía en beso apasionado y el resto del mundo, dejaba de tener ninguna importancia.
¿Dónde estás Dorian?
Sigo soñando contigo.













No hay comentarios:

Publicar un comentario