domingo, 28 de octubre de 2018

Recordando aquellos días del verano que pasamos en el campo.

Oliendo las flores. Paseando desnudos sintiendo la brisa en la pìel. Tumbándonos al lado de la torrentera y relajándonos con el sonido del agua mientras su frescor nos templaba el ánimo. Y esperanod que llegue otra vez el buen tiempo para perdernos entre los árboles y sentirnos solos frente a la magnificencia de la naturaleza, ínfimos frente a su magnífico poder.
Y todo esto hoy, que ha empezado a nevar.











1 comentario:

  1. El cuarto y el quinto son espectaculares, creo. Y esta nostalgia por el verano se va a poner peor. El otoño es bello, pero no hay nada como las noches de verano.

    ResponderEliminar