viernes, 21 de diciembre de 2018

Como disfruta de su propio cuerpo.

Es una paja del 10.
En la habitación de su residencia.
Esos calzoncillos que le ponen... ¿Serán suyos? O a lo mejor se los ha mangado a un compañero. O a lo mejor a un profesor. Ya se sabe, que lo que ocurre en las residencias, se queda en las residencias.












1 comentario: