jueves, 3 de enero de 2019

Su amante lo traicionó.

REcuerda aquella tarde como si fuera la de ayer. Estaba tan pillado por Lucas, que no fue capaz de decirle que no, como siempre. Sacamos unas fotos mientras follamos, dijo. Guille dijo que sí de inmediato. Con la cara iluminada y todo. Será un bonito recuerdo, pensó.
Guay.
Un bonito recuerdo de él sumiso ante Lucas, cuyo rostro no sale en ninguna foto.
Cuando empezó a recibir decenas de mensajes en todas sus redes sociales mientras estaba trabajando, no se podía imaginar el desastre que le aguardaba al final de su jornada. Encontrarse  aquellas fotos del polvo de aquella tarde, publicadas en una página porno y corriendo por wasap entre todos sus amigos fue de lo más humillante. Hasta su madre las vio. Y su hermano Ignacio.
Pero la foto  que más lo destrozó, no fue un primer plano de su culo lleno con la polla de Lucas, ni siquiera una foto en la que el le apretaba el cuello mientras le enculaba violentamente. La que más le humilló fue en la que le miraba con arrobamiento a los ojos, mientras le comía la polla. Esa mirada de amor profundo lo decía todo. Decía lo desesperado que estaba para amar a un ser tan despreciable como Lucas.










2 comentarios: